Un feroz duelo de titanes sacudió los cimientos de Metrópolis. El silencio reino cuando acabo todo. Superman que perseguía a Domsday causando la destrucción masiva en su querida ciudad, hasta que por fin pudo detener a la criatura. El hombre de acero herido y ensangrentado no iba a doblegarse incluso después de que Domsday derrotara a la Liga de Justicia. En su suspiro final, el último hijo de Krypton hizo caer al poderoso monstruo. Cuando el polvo se disipo, Metrópolis no pudo sino llorar al desaparecido Superman.

Los cielos parecían llorar el día del entierro de Superman. Era una mañana lluviosa y fría, en la que al cortejo fúnebre asistieron miles de ciudadanos que querían presentar sus respetos. La liga de la Justicia estaba allí, así como los Metal Men, los Outsiders y todo héroe y heroína para los que el hombre del mañana era un modelo a seguir. Todos lucían brazaletes como señal de luto y acompañaron el cuerpo de Superman en su camino a su lugar de descanso en el parque del Centenario, bajo una estatua dorada del héroe caído, su leyenda sobrevive a la mismísima muerte

Comentario Shinzen: si tienen la oportunidad de leer este gran material en cualquiera de las ediciones que consigan, tendrán en sus manos pasión hecha letras y dibujos con una historia que no habla de un final feliz pero que deja con un sentimiento de dolor.

Aquí les dejo un extracto de la animación e Superman en donde se retrata un poco lo que pasa en el comic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *